02
AGO
2021

Jesús mi fiel amigo



Queridos hermanos: En cierta ocasión una madre iba con su hijo pequeño abrazado a su regazo cuando, al pasar por delante de una gruta, escuchó una voz que, desde el interior de la misma le decía: “Ven y puede ser tuyo todo cuanto recojas”. La mujer, atraída por la curiosidad, se adentró en la gruta y vio una impresionante riqueza compuesta de oro, plata, collares, anillos y monedas. La voz, de nuevo, comenzó a sonar y le dijo: Solo tendrás diez minutos para atesorar en tus bolsillos lo que puedas recoger. Pasado ese tiempo la cueva se cerrará y ya no podrá salir ni entrar ninguna persona. La madre, sin pensarlo dos veces, apoyó al bebé sobre una roca y comenzó a llenar sus bolsillos, el delantal e incluso un gran bolso que llevaba de todos aquellos tesoros. A los diez minutos, la mujer, nerviosa porque se acababa el tiempo, salió corriendo de la gruta y saltando de alegría, se decía: ¡Soy rica! ¡Soy inmensamente rica! Cuando de repente, comenzó a escuchar el llanto de su hijo, que, por estar pendiente de las riquezas, había olvidado dentro. Quiso entrar... y no pudo. Aquella mujer, siendo rica, fue siempre terriblemente desdichada. Olvidó lo esencial, lo que le daba la vida, lo que era su alegría, por estar pendiente de lo secundario. Ese niño es Cristo al que, queriendo o sin querer, dejamos de lado cuando nos seducen las cosas que nos rodean.
Muchas cosas ocupan nuestra vida, pero “solo una cosa es la más necesaria” (Lc 10, 38-41) En la vida muchas veces nos encontramos como Marta, preocupados, inquietos y abrumados con nuestras responsabilidades y quehaceres, pero vivir de esta manera nos priva del privilegio más grande que podamos tener, que es estar en compañía con Jesús. Vemos lo que Jesús le dice a Marta que estaba preocupada por muchas cosas, pero ninguna de esas “muchas cosas” eran tan necesarias. Lo mejor es estar sentado a los pies del Señor escuchando sus palabras y compartiendo con Él. Esto es lo que hoy Dios te esta diciendo: “Solo una cosa es la más necesaria en tu vida” y es estar en contacto e intimidad con Jesús. Muchas de esas cosas que nos preocupan no son en verdad tan importantes como creemos, más bien colaboran para que vivamos más estresados y ansiosos. Por eso debemos edificarlo todo en la confianza y la fe puesta en Dios. Descansando en su protección y ayuda.
Dediquemos todos los días un momento para tener un encuentro y un contacto con el Señor, sentándonos a sus pies para escuchar sus palabras, dejando de lado todos los afanes y ansiedades. El Señor quiere ser nuestro amigo íntimo, y tiene el control de todo en nuestras vidas, solo necesita que estemos más con Él.
Éxito en la vida no es llenarse de actividades y trabajos, o acumular dinero a expensas de nuestra salud física y emocional. Éxito es vivir bajo la bendición de Dios en todo momento, es estar en paz, es ser libre emocionalmente y poder trabajar alegres y eficazmente. Imaginemos a dos personas trabajando, haciendo lo mismo, donde aparentemente todo es igual, pero internamente una está preocupada y angustiada; mientras que la otra en su interior se encuentra relajada, en paz y alegre en la presencia de Dios. Esta es la gran diferencia, pues no se trata de hacer algo o no hacer nada. Sino de escoger lo más necesario que es vivir nuestra vida sentados a los pies de Jesús.
Él quitará las cargas y las angustias para que podamos vivir más livianos. Vivir a los pies de Jesús es tener un estado interior de paz y confianza permanentes mientras hacemos cualquier cosa en la vida.
Recuerda lo que dijo Jesús en Mateo 11:28 “Venid a mí todos vosotros que estáis cansados y agobiados, y yo os daré descanso”.
Estamos comenzando todos a vivir el período de descanso del año, las vacaciones. ¿Será que en este tiempo olvidamos lo fundamental? Espero que no.


Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

 
Rector: Mn. Ramón Maria Vila

Plaça Carme Llinás, 1
08620 Sant Vicenç dels Horts
Barcelona

Telf: 93.656.16.55
Correu e-mail: Mn. Ramón Maria Vila
ramonmariavila@gmail.com

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared